logo
Circulación en bici
15 Mar

Durante todo el año y, especialmente con la llegada del buen tiempo, la bicicleta cuenta cada vez con más adeptos que optan por este medio para desplazarse. Y en ocasiones los problemas surgen cuando las bicis tienen que compartir espacio con el resto de vehículos y usuarios de la vía. ¿Cuáles son los derechos y obligaciones de unos y otros?

Hace ya tiempo que las bicicletas dejaron de ser solo para el verano y cada vez son más los que se deciden a usarla para desplazarse. Sin embargo, muchos desconocen las reglas básicas de su uso en núcleos urbanos, lo que implica problemas de convivencia entre los ciclistas y resto de usuarios de la vía: peatones y demás vehículos. Y lo que es peor, incidentes que tienen que ver con la seguridad de todos ellos.

Para empezar por el principio, es importante tener en cuenta el concepto de bicicleta que se recoge en el Reglamento de Circulación y que la define como ‘vehículo de dos ruedas’ o ciclo. Por lo tanto, a todos los efectos es un vehículo, por lo que no puede invadir las áreas de circulación de peatones, como las aceras. Solo lo podrán hacer en el caso de que esté debidamente señalizado en zonas específicas. De no haberlas, el ciclista se convierte en peatón y debe bajarse de la bici y empujarla para poder ocupar el espacio de los peatones.

CARRILES BICI Y PASOS DE CICLISTAS

En caso de haberlo, las bicicletas deben circular por el carril bici. De hecho, para resolver el siempre complicado tema de la movilidad dentro de los núcleos urbanos y fomentar además el uso de transporte no contaminante, muchos ayuntamientos han optado por la delimitación de este tipo de carriles, aunque en la mayoría de las ocasiones no cubren todo el trazado urbanístico. Y aquí nos encontramos con una situación muy frecuente: las bicicletas tienen que compartir calzada junto al resto de vehículos.

Pero, ¿qué pasa si, utilizando un carril bici, el ciclista tiene que cruzar la calle? En algunos casos se han habilitado también cruces paralelos a los pasos de cebra para que lo hagan sin ningún tipo de peligro. Se distinguen por la señalización de dos líneas paralelas transversales discontinuas sobre la calzada y el dibujo de una bicicleta. Y al utilizar estos pasos, los ciclistas no tienen que bajarse de la bici, porque este paso es exclusivamente para ellos.

Pero no siempre hay estos pasos para ciclistas. Y en ese caso, al cruzar un paso de cebra, el ciclista se convierte de nuevo en peatón, debiendo bajarse de la bici y empujarla.

prioridad bicis

SEMÁFOROS, ALCOHOL Y DROGAS

Como hemos comentado, no hay que olvidar nunca que la bicicleta es un vehículo y por lo tanto, el ciclista tiene que cumplir las mismas normas que el resto cuando se circula por la calzada. Desde respetar la señalización de semáforos y señales, hasta no utilizar el móvil mientras circula con la bicicleta o no hacerlo bajo los efectos del alcohol y las drogas. Es decir: en una calzada un semáforo en rojo es lo mismo para un coche que para una bici y al ciclista también se le puede requerir para que pase un control de alcohol y drogas preventivo. Y en el caso de infracción aunque no pierde puntos –porque no se necesita ningún tipo de permiso para ir en bicicleta- también puede recibir sanción.

Y nunca olvidarse de señalizar: al incorporarse a la calzada, al hacer un giro, o ante la situación de tener que frenar bruscamente. Además, ver y ser vistos es una norma básica para la Seguridad Vial de todos: por la noche, tanto dentro como fuera de ciudad es obligatorio usar luz delantera y reflectante rojo trasero, así como ropa reflectante para que el resto de vehículos puedan ver al ciclista con suficiente antelación.

¿USO DEL CASCO?

Es obligatorio que los ciclistas utilicen casco en vías interurbanas, mientras que en zonas urbanas solo los menores de 16 años deben utilizarlo.

¿POR DÓNDE CIRCULA UNA BICI?

En núcleos urbanos: siempre lo más pegado a la derecha de la vía. Si se va en grupo, como mucho, se puede ir en grupos de dos en dos, salvo que exista un tramo con curvas o cuando entorpezcan la circulación. Si hay mucho tráfico, en hilera de uno en uno. En vías interurbanas: por las vías para ciclistas, por el arcén –si fuera transitable- y si no hay nada de lo anterior, ocupando la parte imprescindible de la calzada. Solo en descensos prolongados con curva se puede abandonar el arcén. Y sí, los ciclistas pueden adelantar, con mucha precaución mientras que las circunstancias del tráfico lo permitan, y dejando una distancia lateral mínima de 1,50 metros respecto al vehículo que se adelanta. La misma que han de mantener el resto de vehículos para adelantar a una bici ya sea en ciudad o en carretera.

RESTO DE VEHÍCULOS

La prioridad de los ciclistas se reduce a los carriles bici o zonas específicamente señalizadas para la circulación de bicis. Y en el resto de circunstancias, han de seguir las mismas normas que el resto de vehículos. Sin embargo, los conductores de los demás vehículos deben ser conscientes de las limitaciones que supone ir sobre una bicicleta y tener en cuenta la vulnerabilidad de los ciclistas.

Las bicis tienen el mismo derecho -y las mismas obligaciones- para utilizar la vía pública que el resto de vehículos y en ciertas circunstancias, los usuarios del resto de vehículos tendrán que echar mano de dosis extra de paciencia. La Seguridad Vial es cosa de todos y para todos.

En este vídeo, os explicamos cómo circular respetando al ciclista.